El continente y el contenido son dos conceptos que te sonarán si has contratado o vas a contratar un seguro de hogar. Lo primero que tienes que saber es que el seguro de hogar es una póliza de obligada contratación si tienes una hipoteca. Lo que no es obligatorio, aunque algunas entidades bancarias se empeñen en afirmar lo contrario, es vincular este seguro con el banco donde has suscrito dicha hipoteca. Hecha esta aclaración, es importante familiarizarse con sendos términos y acertar en los cálculos porque de ello dependerá la indemnización que recibirás en caso de siniestro.

¿En qué consiste cada término?
Continente
El continente hace referencia a los elementos estructurales de un inmueble: suelo y cimientos, muros, paredes, techos y cubiertas, ventanas, persianas y puertas; instalaciones eléctricas, de agua, sanitarios y de seguridad.

Contenido
El contenido incluye todo el mobiliario y artículos que tenemos en el hogar: electrodomésticos, aparatos electrónicos, mobiliario, joyas, cuadros, etc. Para calcular el valor de todos estos artículos de manera rápida y precisa es aconsejable conservar las facturas o tique de compra (al menos de aquellos artículos que hayan supuesto un desembolso importante).

Cómo calcular el continente y el contenido
Empezamos con el continente. Para su cálculo, se tiene en cuenta los metros cuadrados del inmueble, además de otras variables como son el tipo de vivienda —unifamiliar, bloque de vecinos; si es un bajo o un ático—, el municipio donde se encuentra, la calidad de los materiales empleados en la construcción. En resumen, es el coste que supone la reconstrucción de un inmueble en caso de que se produjera un siniestro total (incendio, terremoto, inundación, etc.). Son siniestros muy graves que dejan en situación de vulnerabilidad a los afectados; de ahí la importancia de contar con la protección de un seguro de hogar adecuado.

Una vez consigamos averiguar este valor nos centramos en el contenido. A modo de referencia, en el caso de una casa amueblada, la cuantía a la que asciende el contenido es entre el 25% y el 30% de valor del continente. Esta cifra será mayor en los supuestos en los que el tomador de la póliza disponga de joyas u otros artículos de lujo. En estos casos hay que informar al seguro para que lo tenga en cuenta a la hora de emitir la póliza, ya que además son los artículos más susceptibles de ser sustraídos en caso de robo. Mira por qué es recomendable un seguro de hogar multirriesgo.

Infraseguro y sobreseguro
El cálculo del continente y del contenido es esencial en el seguro de hogar. En primer lugar, porque de la cifra que se obtenga dependerá la prima que se pagará por la póliza. Y en segundo lugar, porque será lo que esté cubierto en caso de siniestro.

Si este cálculo no es correcto se incurrirá en lo que se conoce como infraseguro (cuando el valor calculado del continente y del contenido es inferior al valor real).

Infraseguro es cuando el valor calculado del continente y del contenido es inferior al valor real

Ante esta situación, la indemnización no cubrirá el importe de lo dañado. Al otro lado de la balanza se encuentra el sobreseguro (el cálculo del continente y del contenido está por encima del valor real), en este caso se estará pagando más por el seguro.

Sobreseguro es cuando el cálculo del continente y del contenido está por encima del valor real

Ante esta situación, la mejor opción es recurrir a una correduría de seguros como Nogal. Son profesionales y expertos en este tipo de seguros, por lo que te ofrecerán las mejores coberturas y al mejor precio acorde a tus necesidades.